4000€
Gratis Bono de Bienvenida

Bono Primer Depósito de 100% hasta 200€

0 4:46:28
 

Sistema de apuestas Labouchere

Henry Du Pre Labouchere, personaje que da nombre a este sistema de apuestas, fue un vividor inglés de ascendencia francesa de finales del siglo XIX. Educado en las mejores instituciones inglesas (Eton, Trinity College), su personalidad sin embargo era la de un radical agnóstico y rebelde.

Se tomó varios años sabáticos para vagabundear por América Latina. Su familia consiguió para él un puesto de diplomático en Argentina, que él aceptó con la condición de no moverse de Baden-Baden (Alemania). Incluso llegó a ser miembro del Parlamento, aunque sus verdaderas pasiones fueron el juego, el circo y el teatro.

Sistema Labouchere

Este sistema de apuestas también es conocido por el nombre coloquial de Labby, y va dirigido a las suertes sencillas (rojo-negro, par-impar, falta-pasa).

Es un sistema de apuestas progresivas, pero el valor de la apuesta no aumenta tan rápidamente como en las progresiones geométricas (Martingala). Se trata de una progresión negativa, ya que la apuesta se aumenta cada vez que se pierde para cubrir las pérdidas anteriores. Se llama también sistema de cancelación, porque se basa en ir cancelando números de una serie que diseña el propio jugador.

Se trata de una progresión negativa, ya que la apuesta se aumenta cada vez que se pierde para cubrir las pérdidas anteriores

La apuesta se realiza por el valor de la suma de los dos números extremos de la serie. Cuando se gana se tachan los dos extremos y se sigue con los dos nuevos números extremos, hasta que se acaba la serie. Cada vez que se pierde, se añade al final de la serie el número correspondiente al valor de la apuesta que hemos perdido. Cuando se consigue acabar la serie las ganancias son equivalentes a la suma de los números iniciales de la serie.

Cuando se consigue acabar la serie, las ganancias son equivalentes a la suma de los números iniciales de la serie

Vamos a analizar ahora el proceso a seguir para aplicar este sistema, así como sus ventajas e inconvenientes.

  • Proceso.
    Cada jugador compone su propia serie de números. Para este ejemplo utilizaremos la serie 1, 2, 3, 4. Esto quiere decir que si conseguimos acabar la serie habremos ganado 1+2+3+4 = 10 unidades. Veámoslo paso a paso:

    1. Primera apuesta. El montante de la apuesta es el equivalente a la suma de los dos números extremos (en este caso, 1+4=5). Supongamos que perdemos.
    2. Añadimos la apuesta perdedora a nuestra serie, que ahora será 1, 2, 3, 4, 5.
      Seguimos jugando, apostamos la suma de los números extremos (1+5=6) y ganamos.
    3. Como hemos ganado, tachamos los números extremos, los que acabamos de sumar para hacer la apuesta:
      1, 2, 3, 4, 5           
      La nueva serie es 2, 3, 4.
    4. Volvemos a apostar la suma de los extremos: 2+4= 6. Si ganamos, sólo nos quedaría un número:
      2, 3, 4.        
      Sólo nos queda una apuesta de 3 para acabar.
    5. Apostamos 3 unidades. Si volvemos a ganar, entonces se acabó la serie, dejando una ganancia equivalente a la suma de los números de la serie: 1+2+3+4 = 10. (valor de nuestras jugadas:-5+6+6+3)
  • Ventajas.
    La ventaja del sistema Labouchere con respecto a otros sistemas más agresivos como la Martingala normal es que el jugador tacha dos números cada vez que gana, mientras que añade un sólo número cada vez que pierde. Por tanto, necesita ganar menos veces para conseguir beneficios. Generalmente, con un porcentaje de aciertos superior al 33% es muy probable que ganemos la serie y obtengamos beneficios.
  • Inconvenientes.
    El problema estriba en que el número añadido es la suma de los dos anteriores, por lo que si enganchamos una racha larga de pérdidas, el valor de las apuestas necesarias para cubrir las pérdidas aumenta rápidamente. Veamos qué ocurre si cuando tenemos la serie reducida a 2, 3, 4 y perdemos cuatro veces consecutivas (a partir del paso 4 anterior):

    1. Perdemos la apuesta de (2+4 =) 6 unidades.
    2. La nueva serie es 2, 3, 4, 6. Apostamos 2+6=8 y perdemos.
    3. La nueva serie es 2, 3, 4, 6, 8. Apostamos 2+8 = 10 y volvemos a perder.
    4. La nueva serie es 2, 3, 4, 6, 8, 10. Apostamos 2+10 = 12 y perdemos por cuarta vez consecutiva. Nos retiramos.


    Hemos perdido un total de 5+6+8+10+12 = 41, y hemos ganado  6+6+4 = 16. Por lo tanto, el resultado neto es de 16-41 = -25 unidades.

Para intentar ganar 10 fichas, hemos perdido 25. Con este sistema, tratando de minimizar pérdidas podemos llegar hasta el límite de la apuesta máxima de la mesa para cubrirlas, o corremos el riesgo de quedarnos sin presupuesto.

  • Cómo minimizar riesgos en el sistema Labuchere
    Lo bueno del sistema Labouchere es que es muy manipulable. Por lo tanto, lo podemos adaptar al tipo de jugador que seamos (o que nos apetezca ser en un momento dado). Para ello podemos utilizar dos estrategias:

    1. Diseñar una buena serie inicial. Hay que tener en cuenta que la serie inicial condicionará todo nuestro juego. A la hora de decidirnos por una serie, tenemos que haber pensado unas cuantas cosas:

    • Cuánto queremos ganar. No olvidemos que la ganancia total producida por una serie es la suma de todos sus números.
    • La importancia de los primeros números: Si empezamos la serie con una racha negativa, el primer número hará que el valor de la apuesta aumente rápidamente. Si nuestro primer número es 10, siempre tendremos que sumar 10 a la cantidad perdida en cada nueva apuesta.
    • Para una misma cantidad, cuanto más corta sea la serie antes alcanzaremos el objetivo. Pero más nos arriesgamos a perder, ya que necesitamos números más altos. Si la serie es muy agresiva se corre el riesgo de alcanzar el límite de la mesa con pérdidas cuantiosas y sin posibilidad de recuperarlas.

    2. Dividir los números o utilizar subseries. Para evitar que la apuesta que tenemos que hacer para recuperar las pérdidas suba demasiado rápido podemos utilizar dos sistemas:

    • Podemos dividir en varios el número añadido en último lugar, e ir poco a poco tratando de recuperar las pérdidas. Por ejemplo, en el caso anterior, cuando nos retiramos, la serie ya era 2, 3, 4, 6, 8, 10, 12. Podemos dividir el 12 entre tres, y añadirlo. La serie resultante sería:
      2, 3, 4, 6, 8, 10, 4, 4, 4

      Nuestra siguiente apuesta ya no sería de 14, sino de (2+4) = 6.

      Esto provoca que tardemos más en completarla, pero a cambio, si persiste la mala racha, las pérdidas serán menores y la apuesta no crecerá tan rápidamente.

    • Otra solución es crear una subserie, durante la mala racha, y practicar una guerra de guerrillas: creamos una nueva serie cuya suma asciende al número más alto al final de nuestra serie, y tratamos de superar la mala racha poco a poco:
      2, 3, 4, 6, 8, 10, 12

      |

      1, 3, 4, 3, 1

Cuando conseguimos acabar la subserie, nos encontramos de nuevo en la serie principal, en el punto de pérdidas-ganancias en el que lo dejamos. El problema de las “subseries” es que para conseguir ganancias, ahora deberemos ganar cerca de un 50% de las jugadas.

Labouchere Inverso

Al igual que el sistema normal, el sistema Labouchere inverso es también un sistema de apuestas progresivas, pero es una progresión positiva: las apuestas crecen cuando vamos ganando, mientras que disminuyen en caso de ir perdiendo.

En este caso, el sistema de cancelación funciona a la inversa: en cada jugada perdedora tachamos los números utilizados, y la serie se cancela tras un número determinado de jugadas perdedoras.

En la Progresión inversa de Labouchere el jugador sabe exactamente cuánto puede perder en una serie: el valor de la suma de todos los números de su serie inicial. De esta forma, nunca perderemos grandes cantidades ni llegaremos a la apuesta máxima de la mesa con la urgencia de ganar para cubrir las pérdidas, ya que las series perdedoras se cancelan rápidamente.

En la Progresión inversa de Labouchere el jugador sabe exactamente cuánto puede perder en una serie: el valor de la suma de todos los números de su serie inicial

Las apuestas aumentan durante las secuencias ganadoras, por lo tanto, en las jugadas grandes el jugador arriesga las ganancias. O lo que es lo mismo: el jugador arriesga el dinero de la Banca (el dinero que ya le ha ganado al casino). En su libro “Trece contra la Banca” Norman Leigh sostiene que hizo saltar la banca del Casino Municipale de Niza en 1966, gracias a su sistema Labouchere inverso.

Comprobemos ahora qué pasaría si en lugar de utilizar el Labouchere normal aplicamos el sistema inverso en la serie anterior (1, 2, 3, 4) y la misma secuencia de ganancias-pérdidas (P, G, G, G, P, P, P, P):

  • Proceso.
    Con la serie elegida, podemos perder como máximo 1+2+3+4 = 10 unidades. Y podemos ganar… lo que nos dejen el casino y la Suerte. Veámoslo paso a paso:

    1. Primera apuesta. El montante de la apuesta es el equivalente a la suma de los dos números extremos (en este caso, 1+4=5). Supongamos que perdemos.
    2. Tachamos los extremos de nuestra serie:
      1, 2, 3, 4. Seguimos jugando, apostamos la suma de los números restantes (2+3=5) y ganamos.
    3. Como hemos ganado, añadimos el 5 a la serie:
      2, 3, 5          La nueva apuesta será 2+5 = 7, y ganamos.
    4. Añadimos el 7 a la serie:
      2, 3, 5, 7.     La nueva apuesta será 2+7 = 9, y volvemos a ganar.
    5. Añadimos el 9 a la serie:
      2, 3, 5, 7, 9. La nueva apuesta será 2+9 = 11, y esta vez perdemos.
    6. Procedemos a tachar los números para seguir jugando:
      2, 3, 5, 7, 9. Seguimos jugando, apostamos la suma de los nuevos números extremos (3+7=10) y volvemos a perder.
    7. Tachamos de nuevo los extremos y seguimos:
      3, 5, 7. Apostamos al último número de la serie, el 5, y volvemos a perder.
    8. La serie se ha acabado. El resultado neto es:

      -5+5+7+9-11-10-5 = -10. O lo que es lo mismo, la suma de los números de nuestra serie.

      Como se puede comprobar, en el sistema Labouchere inverso cuando surge una mala racha la serie se cancela rápidamente, minimizando las pérdidas.

Conclusiones

  • Se puede decidir cuánto queremos ganar (Labouchere normal) o cuánto queremos perder (Labouchere inverso)
  • Como las posibles series de Labouchere (normal o inverso) son ilimitadas, tanto en su contenido como en su longitud, es imposible analizar todas las series para comprobar cuál funciona o si realmente funcionan.
  • El Labouchere inverso busca ganancias máximas minimizando las pérdidas, mientras que el Labouchere normal busca unas ganancias limitadas pero que en una mala racha puede significar grandes pérdidas.
  • Ambos sistemas son muy útiles a la hora de llevar un control de lo que se apuesta, permitiendo pasar un buen rato sin quedarnos sin dinero en los primeros quince minutos.