4000€
Gratis Bono de Bienvenida

Bono Primer Depósito de 100% hasta 200€

0 4:48:05
 

La Molienda de Oscar

Curioso nombre para un sistema de apuestas. Nadie se pone de acuerdo sobre su procedencia, aunque se supone que hubo un jugador con ese nombre (que casualmente coincide con el de los premios del cine). El caso es que en 1965, Allan Wilson se hace eco de este sistema en su libro “Guía del jugador de casino”, asegurando que con este sistema (y mucho tiempo) se pueden obtener sustanciosas ganancias.

Lo de la molienda tiene relación con lo lento de este sistema, en el que se “muelen” las ganancias grano a grano. Porque en la molienda de Oscar las ganancias se consiguen despacio, ficha a ficha. No es un sistema para impacientes ni para amantes de las emociones fuertes.

…en la molienda de Oscar las ganancias se consiguen despacio, ficha a ficha

Cómo funciona la Molienda de Oscar.

Este sistema se puede encuadrar dentro de los sistemas de progresión positiva, en los cuales la apuesta sólo se aumenta en caso de ganar. Se utiliza principalmente para las suertes sencillas. Sólo tres reglas (y una más) gobiernan este sistema de apuestas:

  1. Cada vez que se pierda, apostamos exactamente la misma cantidad que en la jugada anterior.
  2. Cada vez que ganemos, aumentaremos la apuesta en 1 unidad.
  3. La serie se finalizará en cuanto obtengamos una unidad de ganancia, y se reinicia de nuevo.

3+1.  Y la regla de oro: nunca aumentaremos la apuesta si, en caso de ganar, nos pasamos de la unidad. Esto quiere decir que habrá casos en los que no aumentaremos la apuesta, o incluso la rebajaremos si fuera necesario, para ganar exactamente una ficha.

La Molienda en acción.

Vamos a comprobarlo con una serie de supuestos resultados con igual número de tiradas ganadoras y perdedoras: PPGPGGPG

  1. Apostamos una ficha y perdemos.
  2. Neto: -1

  3. Mantenemos la apuesta de 1 ficha y perdemos.
  4. Neto: (-1-1)=-2

  5. Mantenemos la apuesta y ganamos.
  6. Neto: (-1-1+1)= -1

  7. Aumentamos la apuesta a 2 y perdemos.
  8. Neto:(-1-1+1-2)=-3

  9. Mantenemos la apuesta en 2 y ganamos.
  10. Neto:(-1-1+1-2+2)=-1

  11. Mantenemos la apuesta en 2 para no pasarnos de ganancia, y ganamos.
  12. Neto:(-1-1+1-2+2+2)= +1

Aquí hemos ganado nuestra serie, por lo tanto volvemos a empezar:

  1. Apostamos una ficha y perdemos.
  2. Neto: -1

  3. Mantenemos la apuesta y ganamos.
  4. Neto: (-1+1)= 0

Y seguiríamos jugando, comenzando un nuevo ciclo de apuestas a la espera de ganar nuestra siguiente unidad. Como se puede ver, en un ciclo equilibrado de pérdidas y ganancias hemos ganado 1 unidad.

En el caso de un ciclo de tiradas muy adverso, el montante de las pérdidas nunca será muy alto, ya que no aumentaremos la apuesta. Vamos a comprobar qué sucede en un ciclo eminentemente perdedor (cinco tiradas perdedoras y tres ganadoras) Por ejemplo, PPGPGPPG:

  1. Apostamos una ficha y perdemos.
  2. Neto: -1

  3. Mantenemos la apuesta de 1 ficha y perdemos.
  4. Neto: (-1-1)=-2

  5. Mantenemos la apuesta y ganamos.
  6. Neto: (-1-1+1)= -1

  7. Aumentamos la apuesta a 2 y perdemos.
  8. Neto:(-1-1+1-2)=-3

  9. Mantenemos la apuesta en 2 y ganamos.
  10. Neto:(-1-1+1-2+2)=-1

  11. Mantenemos la apuesta en 2 y perdemos.
  12. Neto:(-1-1+1-2+2-2)= -3

  13. Mantenemos 2 de apuesta y perdemos.
  14. Neto:(-1-1+1-2+2-2-2)=-5

  15. Mantenemos la apuesta 2 y ganamos.
  16. Neto:(-1-1+1-2+2-2-2+2)=-3

Las pérdidas nunca son demasiado abultadas, entre otras razones porque no aumentamos la apuesta al acercarnos al punto de ganancia. En este caso seguiríamos jugando hasta conseguir nuestra unidad de ganancia o hasta que la cantidad perdida supere un montante que hayamos fijado de antemano.

Las pérdidas nunca son demasiado abultadas, entre otras razones porque no aumentamos la apuesta al acercarnos al punto de ganancia

En este segundo ejemplo se puede observar que lo peor que nos puede ocurrir es que se den resultados de ganancia-pérdida alternada seguidos de varias tiradas perdedoras. Esto dificultará la recuperación de las apuestas perdidas.

Pros y contras del sistema.

A favor de la Molienda de oscar podemos decir que se trata de un sistema muy equilibrado, en el que es difícil perder mucho si jugamos razonablemente. Nos mantiene mucho tiempo sentados a la mesa de juego, y es probable que si actuamos con cautela nos levantemos de ella con ganancias.

En contra tenemos su lentitud: la mayor parte del tiempo parece que estemos mareando la perdiz sin ganar nada. Pero la verdad es que con perseverancia podemos acabar ganando un dinerito sin arriesgar demasiado en el intento. Es un sistema eminentemente conservador

Cómo manejar adecuadamente el sistema.

Incluso en un sistema tan conservador como éste, resulta muy útil sentarnos a jugar con las ideas claras respecto a cuánto pretendemos ganar y cuánto estamos dispuestos a perder. En otras palabras, debemos contar con una estrategia de aplicación del sistema. He aquí algunos consejos útiles que nos ayudarán:

  • El presupuesto que estamos dispuesto a jugar ha de guardar relación con nuestra unidad de apuesta. Esta unidad ha de ser sobre el 2 o el 3 por ciento del presupuesto total. Así, si la apuesta es de 5 euros, el presupuesto total ha de ser de unos 250 euros.
  • Establecer límites de pérdidas y ganancias: Cuando ganamos una cantidad cercana a la mitad de nuestro presupuesto, lo mejor es retirarnos. Del mismo modo, nunca se debe sobrepasar el presupuesto que nos hemos impuesto (cantidad que estamos dispuestos a perder)
  • Cuando una serie empieza a complicarse con pérdidas, es mejor establecer un punto en el que se suspende la serie. A este punto de detención lo llamaremos Stop Loss (límite de pérdidas), como en el Mercado de Divisas.

Por ejemplo, un buen punto sería cuando perdemos 10 unidades. En esos momentos es mejor darlo por perdido, abandonar la mesa, darnos una vuelta y descansar y, si nos apetece, volver a sentarnos empezando desde cero.